Máximas Selectas de Sexto II

  1. Sobrelleva todas las cosas, para que puedas vivir en conformidad con Dios.
  2. Honrando al hombre sabio, te honrarás a ti mismo.
  3. En todas tus acciones pon a Dios delante.
  4. Se te puede permitir rehusar el matrimonio para vivir incesantemente en unión con Dios. Sin embargo, si conociendo la lucha, quieres emprenderla, toma una esposa y engendra hijos.
  5. No está en nuestro poder el vivir, pero lo está el vivir rectamente.
  6. No desees admitir acusaciones contra el hombre que estudia la sabiduría.
  7. Si quieres vivir satisfecho, no hagas muchas cosas. Porque forzosamente has de hacer mal algunas.
  8. Todo vaso que extingue tu sed, debe serte dulce.
  9. Huye de la borrachera como de la locura.
  10. Ningún bien brota del cuerpo.
  11. Considera que sufres un gran castigo cuando obtienes el objeto de tu deseo corporal, porque el deseo nunca se ve así satisfecho.
  12. Invoca a Dios por testigo de todo lo que haces.
  13. El hombre malo no piensa que hay providencia.
  14. Afirma todo lo que posee sabiduría en ti como el verdadero hombre.
  15. El hombre sabio participa de Dios.
  16. Tu bien reside en tu inteligencia.
  17. Lo que no es nocivo al alma, no es nocivo al hombre.
  18. El que injustamente mata a un hombre sabio, le beneficia por su iniquidad. Pues de este modo le libra de sus ligaduras.
  19. El temor a la muerte entristece al hombre cuando desconoce su alma.
  20. No poseerás inteligencia hasta que no sepas que la tienes.
  21. Considera que tu cuerpo es la vestidura de tu alma y, por tanto, consérvalo puro.
  22. Los demonios impuros se atraen las almas impuras.
  23. No hables de Dios a todos los hombres.
  24. Es peligroso, y no es pequeño el daño, hablar de Dios, aun diciendo verdad.
  25. Una afirmación verdadera respecto de Dios, es una afirmación de Dios.
  26. No te atrevas a hablar de Dios a la multitud.
  27. No conoce a Dios el que no le adora.
  28. El hombre que es digno de Dios, es también un dios entre los hombres.
  29. Es mejor no tener nada que tener mucho y no repartirlo con nadie.
  30. El que cree que hay Dios y que no cuida de nada, no se distingue del que no cree en Dios.
  31. Honra a Dios de la mejor manera aquel que inclina su inteligencia a su semejanza lo mejor posible.
  32. Si no injurias a nadie, a nadie temerás.
  33. Nadie es sabio mirando solamente a la tierra.
  34. Mentir es engañar y ser engañado.
  35. Reconoce lo que Dios es, y lo que hay en ti que reconoce a Dios.
  36. No es la muerte, sino una vida mala, lo que destruye al alma.
  37. Si conoces al que te ha hecho, te conocerás a tí mismo.
  38. No es posible para un hombre vivir conforme a la Divinidad.
  39. La sabiduría divina es verdadera ciencia.
  40. No hables de Dios al alma impura.
  41. El hombre sabio sigue a Dios y Dios sigue al alma del hombre sabio.
  42. Un rey se goza en sus súbditos y, por tanto, Dios se goza en el hombre sabio. Asimismo, el que gobierna, es inseparable de los que gobierna; y, por tanto, Dios es inseparable del alma del sabio, la cual defiende y gobierna.
  43. EL hombre sabio es gobernado por Dios y de este modo es bendito.
  44. El conocimiento científico de Dios hace que el hombre use pocas palabras.
  45. El usar muchas palabras hablando de Dios es causa de ignorancia de Dios.
  46. El hombre que posee conocimiento de Dios, no será ambicioso.
  47. El alma erudita, casta y sabia es verdadero profeta de Dios.
  48. Acostúmbrate siempre a mirar a la Divinidad.
  49. Una inteligencia sabia es el espejo de Dios.